Manifiesto

Por el fin de la violencia
y de la apología del terrorismo en Navarra.

Vídeo original, con sonido.

Las entidades firmantes de este manifiesto queremos mostrar nuestra alarma, preocupación y rechazo por la amenaza que nos hacen sentir los hechos que hemos visto desarrollarse en Pamplona durante los últimos días ante la pasividad de las autoridades, relacionados o bien con el enaltecimiento del terrorismo de ETA, o bien con la amenaza a la convivencia y a la libertad de expresión de la ciudadanía.

A mediados de mayo se organizaron actos públicos en apoyo de un terrorista que está cumpliendo condena por crímenes probados, y que en este caso es además el asesino de nuestro conciudadano, y concejal pamplonés, Tomás Caballero, y miembro del comando que asesinó al subteniente Casanova, vecino de Berriozar.

Tras esos actos hemos sufrido disturbios casi diarios en las calles de la capital navarra. Actos que dejan al descubierto el fondo intolerante de una ideología que pretende sojuzgar a nuestra sociedad, y el falso humanitarismo de los que siguen justificando los crímenes de los miembros de ETA, tratando como héroes a unos simples asesinos, y continuando su coacción política.

El Parlamento Europeo aprobó en 2019 el informe de la Comisión Especial sobre Terrorismo que recomienda prohibir los homenajes a terroristas condenados y criminalizar la glorificación de sus actos (medidas 212 a 215). Este tipo de acciones de glorificación de terroristas son impensables en ningún otro lugar de Europa. Nadie entendería que se celebrasen manifestaciones de apoyo a miembros de las Brigade Rosse o de la banda Baader-Meinhof.

Con la Constitución de 1978, los españoles nos dimos un marco de convivencia que exige no discriminar a nadie por sus opiniones. Pero una cosa son las opiniones y otra los actos, especialmente los que fomentan la violencia.

Somos parte de la sociedad civil de Navarra y de Pamplona, y estamos seguros de aunar el sentir de una inmensa mayoría al expresar lo siguiente:

  1. Celebrar el asesinato de alguien, acosar e incluso agredir por sus opiniones a quienes opinan de forma distinta y muestran pacíficamente esa opinión, son acciones que ninguna democracia debería consentir. La apología de la violencia no tiene cabida en ningún caso en nuestra sociedad democrática. Ni como medio de conseguir objetivos políticos ni con ninguna otra finalidad.
  2. Todas las acciones violentas que estamos padeciendo estos días evidencian que hasta ahora no se ha explicado ni repudiado convenientemente la memoria del reciente pasado terrorista.
  3. Los radicales y violentos han de experimentar que esta sociedad se defiende, aplicando el peso de la ley.
  4. Tanto las concentraciones de apoyo a un asesino como los disturbios ocasionados, violentando e intimidando a la población, suponen además en estos momentos una clara vulneración de las medidas de protección social en pleno Estado de Alarma, que muestran desprecio y falta de sensibilidad hacia los miles de víctimas que se ha cobrado el COVID-19.

Pedimos a las autoridades forales y a la delegación del Gobierno:

  1. Que se investigue para identificar a los promotores de concentraciones ilegales y emprender contra ellos las acciones previstas en la Ley de Seguridad Ciudadana.
  2. Que se identifique y procese a los agresores.
  3. Que se impida físicamente la comisión de los actos ilegales cuando se sabe que se están preparando.

En resumen, que cumplan con su obligación y extremen la vigilancia, que apliquen la ley, y que persigan las infracciones de los derechos de los ciudadanos. Que dejen de consentir, por inacción, estos abusos.

Firma contra la violencia política y la apología del terrorismo

Me adhiero al manifiesto de Violencia NO.

**tu firma**

802 firmas

Comparte:

   

Por acuerdo de las entidades promotoras, la gestión de datos está a cargo de la Asociación Cultural Pompaelo (ver política de privacidad) y su uso ceñido a esta iniciativa.

Concentraciones no autorizadas, toleradas por el Delegado del Gobierno.

Ilegalidad

Los homenajes a un asesino, por ser un asesino, son apologías de la violencia política.

Apoyo a un asesino

Manifestaciones a favor de asesinos con violencia contra los ciudadanos.

Disturbios

Ni la ley ni las administraciones actúan como es debido contra acciones que atacan la convivencia y la dignidad de las personas.

Impunidad